Aprueban periodo de gracia de 4 meses para créditos diferidos reprogramados y/o refinanciados

Aprueban periodo de gracia de 4 meses para créditos diferidos reprogramados y/o refinanciados
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Un periodo de gracia de cuatro meses con posibilidad de una mayor ampliación fue aprobado en beneficio de los prestatarios del sistema financiero que ahora podrán entrar en un proceso de refinanciamiento y/o reprogramación, informó la viceministra de Pensiones y Servicios Financieros, Ivette Espinoza.

La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) ya emitió el instructivo para que el sistema financiero proceda a aplicar la disposición que busca apoyar a los prestatarios no solo en este momento de crisis sino a conseguir mayores recursos económicos con la finalidad de reactivar sus negocios.

“Deben contemplar un periodo de gracia para la amortización a capital de al menos 4 meses sin perjuicio que se pueda acordar un plazo mayor en función a la evaluación individual de cada caso y adicionalmente sin requerir garantías adicionales a las constituidas por el prestatario en la operación original”, explicó.

A partir de este mes corre el pago de las cuotas de crédito diferidas en 2020 por los efectos económicos desatados por la cuarentena. En diciembre se instruyó a los bancos reprogramar y/o refinanciar esos créditos, pero ahora se añadió un periodo base de gracia de cuatro meses para el inicio de la cancelación del crédito reprogramado y/o refinanciado.

“En función a la evaluación que se haga y la caracterización de cada uno de los prestatarios, analizando caso por caso, podrán acordar con la entidad un plazo mayor”, explicó la viceministra.

Diferentes sectores, entre ellos los choferes, exigían que se amplíe el diferimiento por los menos seis meses más, lo que fue descartado por el Gobierno.

Lo hecho al momento “da una solución real a las necesidades que tienen los prestatarios de que sus cuotas sean adecuadas a sus nuevas condiciones de pago y que accedan a nuevos recursos”.

Fuente: la Razón