Afines al MAS están en emergencia y batalla en el oficialismo se agudiza

El Pacto de Unidad tildó de ‘traidor’ y ‘racista’ al ministro de Gobierno. Los sectores expresaron su molestia con Arce por haber cancelado una reunión. Llaman al mandatario a la sede de los campesinos.

Afines al MAS están en emergencia y batalla en el oficialismo se agudiza
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La batalla política al interior del Movimiento Al Socialismo (MAS) se agudiza y pone presión a Luis Arce. Los sectores sociales afines al oficialismo están molestos con el mandatario porque canceló una reunión de evaluación a ministros, que debía desarrollarse ayer. El vicepresidente David Choquehuanca reapareció y acusó que hay “intereses” en el MAS que quieren dividir a las organizaciones. Mientras que el ala dura de Evo Morales da por hecho que habrá cambios en el gabinete.

Por su parte, Evo Morales y sus más cercanos lanzaron críticas al vicepresidente y a sus seguidores.

El domingo por la noche llegó un mensaje a la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos (Csutcb) desde la Casa Grande del Pueblo. Arce había decidido cancelar la reunión que debía realizarse ayer junto al Pacto de Unidad para evaluar al gabinete ministerial.

La dirigencia campesina expresó su molestia y llamó a un ampliado de emergencia. Se ratificó la desaprobación de siete ministros y de tres viceministros, pero además el sector pidió ser tomado en cuenta en las decisiones del Ejecutivo y aumentó el rechazo contra el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, y el colectivo Columna Sur, que respalda a la autoridad.

En su resolución, la dirigencia campesina tilda de “traidor” a Del Castillo por aceptar que una abogada apoderada de Arturo Murillo trabaje en el Ministerio de Gobierno. “Ministro clasista y racista que constituye en una grave amenaza a la unidad y estabilidad de nuestra estructura orgánica y, por ende, de nuestro proceso de cambio”, dice otra parte de la resolución de la reunión que desarrolló ayer la cúpula campesina.

Postura de los interculturales

Los interculturales también expresaron su molestia. Este sector, que es parte del Pacto de Unidad, se declaró en emergencia ante la cancelación de la reunión y publicó el rechazo a seis ministros. Los dos más criticados de ese paquete son Del Castillo e Iván Lima, de Justicia.

“Para la familia intercultural estos ministros se aplazaron. Vamos a mencionar a la ministra de la Presidencia (Marianela Prada), el ministro de Justicia (Iván Lima), el ministro de Salud (Jeyson Auza) y el ministro de Medio Ambiente (Juan Santos). Estamos molestos porque no cumplieron con el mandato de las organizaciones sociales”, reprochó Wilson Cáceres, dirigente del sector.

A esa lista se sumó a Lima y a Del Castillo, quienes fueron los más cuestionados. “A partir de hoy, estamos entrando en estado de emergencia con todas las organizaciones vivas del Estado”, remarcó el intercultural.

Guider Mendoza es otro de los dirigentes de los interculturales. Cuestionó que los ministros observados no coordinaron con las organizaciones sociales y se creen “intocables”.

“(La observación) es principalmente para (los ministros de) Justicia y Gobierno, no hay justicia, no es solo la desestabilización, el golpe trajo sangre y viudas (…) pareciera que no existe Ministerio de Justicia. El Ministro de Gobierno (Del Castillo) parece que está cogobernando con los pititas”, reprochó Mendoza.

Ayer, el Pacto de Unidad se reunió de emergencia en la ciudad de La Paz y al finalizar la tarde emitió un pronunciamiento por la cancelación de la reunión de evaluación de ministros. Los afines al MAS pidieron al mandatario un encuentro mañana en la sede de los campesinos sin la presencia de ministros de Estado.

Eber Rojas, secretario ejecutivo de la Csuctb, expresó su molestia con las autoridades del Gobierno y dijo que los sectores están en emergencia por la falta de coordinación entre ministerios y las organizaciones sociales.

“Nos han suspendido esta reunión, por eso (estamos) molestos los comités ejecutivos de nuestras cinco organizaciones sociales. Nos hemos manifestado y vamos a hacer conocer al país nuestra molestia”, afirmó Rojas.

El Pacto de Unidad está conformado por las confederaciones de campesinos, mujeres “Bartolina Sisa”, interculturales, indígenas del oriente y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyo (Conamaq). Ayer, los cinco comités se reunieron de emergencia en la ciudad de La Paz.

El dirigente del Conamaq Martín Chacolla ratificó que Del Castillo y el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Juan Villca, deben ser destituidos, porque las organizaciones ya no pueden “soportar más hostigamiento”.

Por su parte, David Choquehuanca reapareció en medio de la pugna interna que vive el MAS. El vicepresidente participó el domingo vía telefónica en el ampliado del partido oficialista en la ciudad de Montero.

Ahí, la autoridad se refirió a la situación que atraviesan los sectores sociales afines al oficialismo y pidió unidad ante “intereses” políticos que pretenden dividir a las organizaciones que lo respaldan. En Santa Cruz, le piden a Evo Morales que baje a los municipios y que no se limite a dirigir el partido por vía telefónica.

Reaparece Choquehuanca

“Sigamos fortaleciendo nuestras organizaciones. No vamos a permitir que nos dividan, hay muchos intereses que nos quieren dividir, que nos quieren hacer pelear entre nosotros, no lo vamos a permitir; sobre todo la juventud, la juventud tiene que defender y la experiencia de los mayores es importante, se complementan la experiencia de los mayores con la juventud”, afirmó Choquehuanca vía telefónica, ya que el segundo mandatario está aislado porque do positivo al Covid-19.

El vicepresidente insistió en que hay “intereses” al interior del MAS que buscan debilitar las organizaciones que apoyan al vicepresidente. En el último tiempo surgió el denominado Bloque Choquehuanca, grupo que públicamente se manifestó en apoyo al segundo mandatario. La autoridad pidió cambiar el denominativo de bloque.

El propio líder del MAS, Evo Morales, mencionó la existencia de tres corrientes al interior del oficialismo: la que respalda a Luis Arce, la que apoya a Choquehuanca y otra que es conformada por sus seguidores. Esos tres bloques están insertados en el Ejecutivo y es la de Evo la que va perdiendo terreno. Morales calificó como un “error garrafal” el grupo que apoya al vicepresidente.

Desde Santa Cruz, la dirección departamental del MAS pidió a Morales bajar a los municipios y no dirigir el partido vía telefónica. El presidente del MAS Santa Cruz, Marco Fernández, consideró que el expresidente es engañado por su entorno y por la dirigencia cocalera del Chapare.

“Que no se haga mamar, hermano Evo, con los grupos que se van a reunir a Lauca Ñ”, afirmó Fernández en una reunión.

Los allegados de Morales defienden al líder del MAS y piden evitar la división del oficialismo.