Cayó una banda dedicada a estafas bancarias digitales sofisticadas.

Cayó una banda dedicada a estafas bancarias digitales sofisticadas.
Foto de las tarjetas, dinero y computadoras decomisadas
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Dos hombres fueron detenidos ayer acusados de vaciarle la cuenta bancaria a una mujer a través de una estafa digital sofisticada. Los sospechosos le robaron más de un millón de pesos sin siquiera verle la cara. Mediante la técnica denominada phishing, consiguieron la clave de acceso a homebanking y le dejaron la cuenta en cero. Pero además, utilizaron su identidad para pedir un préstamo en el banco y, una vez que se lo otorgaron, volvieron a realizar varias transacciones para quitarle todos los fondos en menos de un día.

El caso quedó en manos del fiscal Javier Martínez, titular de la UFI Nº 8 de Lomas de Zamora, quien ordenó las detenciones de los hombres y les imputó el delito de estafa. Las redadas a cargo de la Policía Bonaerense y de la Policía de la Ciudad se concretaron en dos domicilios: uno en la localidad bonaerense de Moreno y el otro en el barrio porteño de Palermo.

Uno de los detenidos
Uno de los detenidos

Así, Alexander Jose Oroño Sánchez y Rodrigo Maximiliano Pavez, oriundo de Venezuela, fueron arrestados. En los operativos se secuestraron una CPU, dinero en efectivo en dólares y pesos, teléfonos celulares, tablets, discos rígidos, documentación contable y de registros bancarios. Los hombres fueron encerrados y luego sentados frente al fiscal Martínez para su declaración indagatoria: ambos se negaron a hablar y fueron devueltos al calabozo.

Todo comenzó el 22 de abril pasado, cuando Myriam M. intentó sacar dinero en un cajero y notó que no tenía saldo, que estaba en cero. En principio le resultó extraño y decidió ingresar al hombanking de su cuenta en el Banco Galicia para saber qué había ocurrido, ya que contaba con dinero. Allí se encontró con la delicada maniobra cometida por Oroño Sánchez y Pavez.

Parte del material secuestrado
Parte del material secuestrado

Primero vio que el banco le había otorgado un crédito por $896.000 que no había pedido. Luego ingresó en la sección de movimientos y vio que alguien había hecho más de 11 giros de dinero a tres cuentas distintas. Incrédula por lo que estaba viendo, llamó al banco para denunciar lo que había ocurrido.

Según detallaron las fuentes del caso a Infobae, primero fueron 95.000 pesos los enviados a una cuenta a nombre de Pavez, luego 55.000 y después 37.000. También se giró siete veces efectivo desde la cuenta de la víctima hacia otra que estaba a nombre de Oroño Sánchez: 95.000 pesos, 97.000, 98.000, 90.000, 96.000, 99.000 y 105.000. Y por último, se transfirió plata a una tercera cuenta, a nombre de una mujer que está siendo investigada, por 77.550 pesos y después por 102.366, por lo que en total, a las tres cuentas, se giraron 1.046.916 pesos desde el homebanking de la víctima.

“Todas las transferencias se hicieron por cerca de $100.000 para que no saltara en el sistema como movimiento fraudulento”, indicó a Infobae una fuente del caso.

Esa misma fuente agregó: “Las contraseñas las consiguieron utilizando lo que se llama phishing. Crean páginas falsas idénticas a las de los bancos. Allí, cualquier persona coloca su nombre y clave. Ellos la roban y luego simulan que se cayó la página o te redireccionan a la web original del banco, para que puedas ingresar sin sospechas. Luego, ingresan a tu homebanking, te cambian la contraseña y hacen toda la maniobra: pedir un préstamo y transferirse el dinero”.

Los agentes en medio de las redadas
Los agentes en medio de las redadas

Así, la mujer explicó que es titular de una cuenta bancaria en la sucursal de Adrogué del Banco Galicia y al entrar al homebaking vio que se le había despositado el crédito y la serie de giros. El banco bloqueó todas las cuentas relacionadas de la mujer mientras avanzada la investigación para determinar qué había pasado.

Sin embargo, un día después de la denuncia, Myriam M. recibió un llamado desde la sucursal del Banco Galicia ubicada cerca del Jardín Botánico, en Palermo. El motivo del llamado era que una persona de apellido Oroño Sánchez intentaba cobrar el dinero por ventanilla que le había sido transferido a su cuenta desde la de la víctima.

Utilizaron la técnica denominada pishing para concretar el robo
Utilizaron la técnica denominada pishing para concretar el robo

De inmediato, Myriam M. se dirigió a la sucursal. Oroño Sánchez ya había escapado sin poder retirar el dinero, ya que el banco se lo había prohibido. En ese momento, la víctima habló con la gerente y esta le recomendó que realizara la denuncia judicial, que finalmente recayó en la fiscalía de Martínez.

Así, con la identidad de los sospechosos comenzaron tareas de inteligencia y ayer se concretaron las detenciones mientras continúa la investigación.

Fuente: Infobae