¿Cómo reconocer una araña viuda negra y qué hacer en caso de una picadura?

Se trata de una de las especies de arácnidos más letales y puede provocar graves daños a la salud. Esto es lo que hay que saber.

¿Cómo reconocer una araña viuda negra y qué hacer en caso de una picadura?
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El reciente caso de una joven que quedó parapléjica tras la picadura de una araña viuda negra en Cochabamba ha causado alerta sobre el riesgo que significa esta especie de arácnido. 

Según señala el centro especialista en control de plagas Fumigam, la manera más sencilla de determinar si una araña es o no una viuda negra es revisar su color negro y las marcas de color rojo en el abdomen de las hembras, sin embargo, es más difícil cuando se trata de ejemplares machos y jóvenes debido a que poseen distintas características:

-Variaciones en las manchas

-Cuerpo negro y brillante. Las hembras poseen un color negro muy brillante, además, su cuerpo es liso y sin pelos.

-Los machos y jóvenes de ambos sexos poseen cuerpos marrones y son distintos a las hembras maduras, además, en lugar de la mancha roja cuentan con unas líneas blancas o amarillas. Su tamaño es mucho menor, su abdomen es pequeño y ovalado.

-Poseen ocho patas. Las traseras presentan pelos y son cortas mientras que las delanteras son mayores a su cuerpo. Los machos poseen patas cafés mientras que la de las hembras son negras.

"Es importante que llamen a un especialista en control de plagas si encuentran más de un ejemplar con las características descritas. Se encargará de hacer una revisión minuciosa del sitio para determinar si es necesario fumigar", señalan los especialistas.

Síntomas

Estos son algunos de los signos que se presentan en caso de la picadura de una araña viuda negra.

-Hinchazón en una zona con una o dos marcas rojas dejadas por sus colmillos.

-Dolor que varía de mínimo a agudo seguido de enrojecimiento en la zona afectada.

Los síntomas de mayor gravedad aparecen después de media o una hora. Algunos son:

-Fiebre, nauseas, escalofríos y vómito.

-Dolores de cabeza.

-Sudor excesivo.

-Espasmos musculares y calambres que inician en la zona afectada y se propagan y aumentan de intensidad en un lapso de seis a doce horas.

-Dolores intensos en espalda, pecho o abdomen.

-Presión arterial demasiado alta.

-Agitación, estupor o shock.

¿Qué hacer en estos casos?

-Busquen ayuda profesional de inmediato, ya sea de un médico, hospital o centro de control de intoxicación.

-No entren en pánico y conserven la calma debido a que las alteraciones aumentan la circulación y propagación del veneno en la sangre.

-Coloquen hielo en la zona afectada hasta recibir atención médica.

-Eviten la aplicación de torniquetes ya que pueden causar más daño.

-Si es posible, atrapen la araña con un vaso y llévenle a urgencias para determinar el antídoto indicado.