El Gobierno rechaza el informe antidroga de EEUU y denuncia que manipula datos

La Cancillería califica de unilateral, sesgado y carente de legitimidad el documento de la presidencia de Joe Biden. Además, aclara que el aumento de cocales en 2020 se produjo en el gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

El Gobierno rechaza el informe antidroga de EEUU y denuncia que manipula datos
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La Cancillería de Bolivia rechazó el “unilateral” y “sesgado” informe de Estados Unidos que “aplazó” al país en la lucha antidrogas, y denunció una manipulación de datos para objetar la política de erradicación de cocales ilegales. Además, aclaró que el aumento de cultivos en 2020 se produjo en el gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

El miércoles, el Gobierno de Estados Unidos incorporó nuevamente a Bolivia en la lista de naciones que no realizaron “esfuerzos sustanciales” en la lucha contra el narcotráfico en los últimos 12 meses y alentó a la administración del presidente Luis Arce a “salvaguardar los mercados lícitos de coca” y “reducir el cultivo ilícito”.

Al respecto, mediante un comunicado, la Cancillería señaló este jueves que Estados Unidos, “el país con mayores índices de consumo de drogas ilícitas en el mundo, publica arbitrariamente un informe unilateral que carece de legitimidad y de autoridad moral. Bolivia rechaza enfáticamente el sesgado documento publicado por la Casa Blanca, que no valora los resultados obtenidos mediante metodologías propias basadas en evidencia y en colaboración con la UNODC (Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito) y la UE (Unión Europea), informes que son reconocidos por organismos multilaterales, que hacen un análisis equilibrado”.

“En Bolivia, aliento al gobierno a tomar medidas adicionales para salvaguardar los mercados lícitos de coca del país de la explotación criminal y reducir el cultivo ilícito de coca que continúa excediendo los límites legales de las leyes nacionales de Bolivia para usos medicinales y tradicionales”, indica el memorándum elaborado por la presidencia de Joe Biden.

De acuerdo con el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su sigla en inglés), entre 2019 y 2020 la superficie cultivada de coca en territorio boliviano registró un incremento de 3.900 hectáreas, es decir de 25.500 a 29.400, lo que representa un incremento del 15%.

Sobre el tema, la Cancillería indica que “el aumento en el cultivo de coca se ha producido durante el año 2020 de acuerdo los reportes de la UNODC, mientras Bolivia estaba conducida por un régimen de facto, donde ha existido un deterioro en las políticas soberanas de lucha y erradicación de drogas ilícitas. Desde que se ha recuperado la democracia, retomando la política nacional con soberanía y respeto a los DDHH (Derechos Humanos), que evita la violencia en las tareas de erradicación de las plantaciones de coca excedentaria. Bolivia viene trabajando decididamente en una lucha frontal contra el narcotráfico”.

Por último, denuncia “la manipulación de los datos que pretenden minimizar las políticas de erradicación propias ampliamente destacadas en espacios internacionales”.