Evo dice que Luis Arce no responde al pedido de reunión de cocaleros para abordar el cambio del ministro de Gobierno

"Pedir cambio de autoridad no es para perjudicar a Lucho presidente, sino más bien para cuidarlo y cuidar el proceso de cambio", dijo el máximo dirigente de los cocaleros. Negó que se quiera incluir a Juan Ramón Quintana en el gabinete del presidente

Evo dice que Luis Arce no responde al pedido de reunión de cocaleros para abordar el cambio del ministro de Gobierno
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Ya no es novedad el malestar  desde algunas facciones del Movimiento Al Socialismo (MAS) en torno a la figura de poder que representa el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo. Y esa figura es alimentada por el líder de las federaciones del Trópico de Cochabamba y máximo dirigente del partido azul, Juan Evo Morales, quien denuncia que hay un ataque permanente por parte de algunas áreas estatales hacia el Chapare y reveló también que el presidente Luis Arce no atendió hasta el momento los pedidos de reunión.

Evo afirmó que las máximas autoridades del país "corren" cuando son llamados a otras reuniones, pero hasta ahora no hay una respuesta formal respecto al pedido de las seis federaciones del Trópico de Cochabamba.

En una entrevista con radio Panamericana, Morales reveló que en un ampliado celebrado en días pasados en Chapare, que es bastión del masismo, la propuesta más aplaudida fue la del cambio del ministro de Gobierno. 

El pedido nace porque se considera que hay un "ataque permanente al Trópico", si no es Evo es Andrónico (Rodríguez) y si no apuntan a (Leonardo) Loza, según las declaraciones del jefe cocalero, quien señaló que los cargos no son eternos y que los cocaleros buscan una reunión urgente con el presidente Luis Arce para abordar este asunto.

"Pedir cambio de autoridad no es para perjudicar a Lucho presidente, sino más bien para cuidarlo y cuidar el proceso de cambio", expresó Morales, a tiempo de señalar que solo transmite las preocupaciones del Trópico cochabambino, ya que cambiar de ministros no depende de dirigentes o militantes, sino que ellos cuidan la parte ideológica y el proceso de cambio.

Sin embargo, Morales no ocultó su malestar debido a que hasta la fecha no se ha tomado en cuenta el pedido de los cocaleros y tampoco la demanda del Pacto de Unidad, ente que abiertamente pidió la salida de Del Castillo meses atrás.

"Los compañeros aguantan, no dicen nada. Todo es 'nuestro proceso', 'nuestro presidente', 'nuestro gobierno'. Quieren hablar con el presidente, pero no hay respuesta hasta ahora, estamos esperando eso", dijo Evo durante la entrevista.

El domingo, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, sostuvo que el Gobierno está abierto a recibir a la gente del Trópico, pero hasta ahora no hay una convocatoria formal para hablar sobre el caso del ministro Del Castillo.

Además, el dirigente masista recordó cómo después del sonado caso de los narcoaudios aparecieron los helicópteros en la zona productiva del Chapare, para sobrevolar sobre los chacos y desplazando a civiles con amedrentamientos.

"Que el ministro explique a Bolivia, eso no es del Estado, no es del Gobierno o de la Fuerza Aérea. Es algo grave lo que está pasando ¿Es persecución? ¿Hay algún hecho ilegal?", cuestionó el jefe masista.

En otra arremetida contra el ministro, Morales sostuvo que hay dirigentes y asambleístas que se quejan porque Del Castillo "está dividiendo" a la bancada del MAS y a los movimientos sociales. "Cuando no pueden dividir, hay persecución o represión", subrayó.

¿Alejamiento?

Para Morales, el mundo es chiquito y desde el Chapare están bien informados sobre presuntos planes de inteligencia para desestabilizar al masismo, pero ello no implica que quieran proponer a una autoridad, por lo que negó el rumor de un posible retorno de Juan Ramón Quintana al gabinete.

Morales sostuvo que Quintana no tiene interés en volver y que hay rumores porque los mejores ministros siempre han sido repudiados por la derecha. "Juan Ramón, imposible. Aunque le invite el presidente no aceptaría", señaló el líder del MAS.