FMI ubica a Bolivia entre los 4 países de Sudamérica que más crecerán

FMI ubica a Bolivia entre los 4 países de Sudamérica que más crecerán
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta para Bolivia este año   un crecimiento económico de 5,5%. Se trata de la cuarta mejor tasa de la región luego de Perú, Chile y  Argentina, según establece la entidad en  su último informe  “Perspectivas de la economía mundial”.  

 La estimación del organismo internacional está por encima de la meta de 4,4% establecida en el Programa Fiscal Financiero,  suscrito por el Ministerio de Economía y el Banco Central de Bolivia (BCB) en marzo de este año. Con la tasa de 5,5% el Fondo prevé   una fuerte recuperación luego de  que en 2020 se registrara una contracción de -7,7%.

El FMI también prevé que la tasa de desempleo de Bolivia  que en 2020 llegó a 8% bajará este año a 4%. Mientras que la inflación se situará en 3,9%.

Proyecta un déficit en cuenta corriente de 3,7% (este indicador desglosa las compras de bienes y servicios de Bolivia con el resto del mundo). 

 El FMI mejoró las perspectivas para Latinoamérica al estimar  un crecimiento de 4,6% este año, una cifra de todos modos por debajo del promedio global de 6%.  La entidad con sede en Washington advirtió sin embargo que las perspectivas para Latinoamérica a largo plazo “siguen dependiendo del rumbo que tome la pandemia”.

En Sudamérica el país que alcanzará el mayor crecimiento es Perú con una tasa de 8,5%, seguido de Chile 6,2%, Argentina 5,8%, Bolivia 5,5%, Colombia 5,1%, Paraguay 4%, Brasil 3,7%, Uruguay 3%, Ecuador 2,5%.  Venezuela registrará tasa negativa de 10% (ver gráfica).

El FMI destacó que la correlación entre el rumbo de la pandemia y el tono de la economía va a tener algunas excepciones en Latinoamérica y citó a Chile, Costa Rica y México. 

“La mayoría de los países no han asegurado suficientes vacunas para cubrir a su población”, advirtió el Fondo. 

El FMI  señaló  que vislumbra una salida a la crisis de la Covid-19, al proyectar un repunte de la economía mundial en 2021 gracias a la vacunación y un fuerte apoyo fiscal, especialmente en EEUU, pero advirtió sobre una recuperación desigual.

Pronostica un aumento del PIB global de 6% este año (+0,5 puntos porcentuales respecto a la última proyección de enero) y de 4,4% el próximo año (+0,2 puntos).  Además, vaticina que el volumen del comercio de bienes y servicios en el mundo se recuperará un 8,4% en 2021. “Incluso con una alta incertidumbre sobre el rumbo de la pandemia, una salida de esta crisis sanitaria y económica es cada vez más visible”, afirmó la economista en jefe del FMI, Gita Gopinath.

En 2020, la contracción del 3,3% provocada por la emergencia sanitaria generó la peor recesión en tiempos de paz desde la Gran Depresión.

Las rápidas respuestas gubernamentales, incluidos  16.000 millones  de dólares en fondos públicos, evitaron un resultado mucho peor, un colapso que podría haber sido “al menos tres veces mayor”, señaló Gopinath.

Para EEUU, que aprobó un nuevo paquete de estímulo de 1.900 millones  de dólares el mes pasado, el FMI proyecta un crecimiento para 2021 y 2022 de 6,4% (+1,3 puntos) y 3,5% respectivamente (+1 punto).

 Mientras tanto, China, una de las pocas economías que creció el año pasado, se expandirá un 8,4% en 2021, según el FMI.

Punto de vista
Rolando Morales A.  Economista

“Existen signos de recuperación de la economía”

No sé si la economía crecerá hasta alcanzar una tasa de 5,5%, pero  soy bastante optimista sobre el crecimiento económico por varias razones. Una de ellas es que el año pasado tuvimos una caída  muy fuerte y este año se va recuperar algo de lo que se perdió en 2020.

La segunda razón es el avance que se tiene con el desarrollo de las   vacunas. En la medida  que eso avance y la gente se pueda vacunar, la vida en general  y la economía se irán  normalizando en el país.

Una  tercera razón para tener optimismo  es que en Bolivia se tiene una estructura económica conformada por pequeñas empresas y éstas tienen mayor facilidad de reconversión productiva.  Ya que no tienen mucho capital fijo instalado, pueden abrir un día  y al día siguiente cerrar o cambiar de actividad. 

Ése no es el caso de países con grandes industrias  y empresas que tienen una  mayor dificultad de recuperación debido a  la crisis económica.

Aunque parece algo lento,  se están observando signos de recuperación de la economía.

 Uno de los sectores que parece tener un cierto dinamismo es la construcción y eso se observa en las calles en varias edificaciones en los barrios.

También  hay  buenas perspectivas en la agricultura y eso es importante para garantizar alimentos y bajos precios en los mercados. Se prevé a su vez una disminución de la tasa de   desempleo quizás a un 6%. 

Fuente : página SIETE