Gobierno destituye a Cox tras escándalo en contratación de un abogado de Murillo

El excandidato a alcalde por el MAS señaló que fue informado de su alejamiento por un mensaje de WhatsApp, y que dirá "la verdad" en su momento.

Gobierno destituye a Cox tras escándalo en contratación de un abogado de Murillo
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El Gobierno destituyó este lunes a Nelson Cox del cargo de viceministro de Régimen Interior y Policía, luego del escándalo en la contratación de un abogado de Arturo Murillo para el quipo jurídico de la institución estatal que conducía.

"El ministro (Eduardo del Castillo) me acaba de informar que me han destituido. No me han informado las razones ni tampoco voy a consultar", confirmó a Página Siete Digital la ahora exautoridad.

El también excandidato a alcalde por el MAS afirmó que se le notificó de su destitución por un mensaje de texto enviado a su celular.

"Se me ha notificado por WhatsApp", indicó a la consulta de si recibió alguna notificación para hacerle conocer de su alejamiento.

Cox ocupaba el cargo de viceministro de Gobierno desde el 28 de junio de 2021, cuando ingresó en reemplazo de Emilio Rodas.

Cuando se le preguntó sobre lo sucedido con la contratación del abogado Óscar Augusto Villarroel Inturias, quien en 2020 se identificó como abogado de la familia del entonces ministro de Gobierno Arturo Murillo, Cox señaló que dirá "en su momento" la verdad "contra todos".

"En esa lógica voy a ser muy prudente en decir la verdad en su momento, voy a hablar toda la verdad contra todos los que tienen que asumir responsabilidades", manifestó el exviceministro.

El viernes por la tarde, Cox dijo que “no hay forma de comprobar que (Villarroel) fue abogado de Murillo, porque nunca lo fue”, aunque admitió que lo contrató y ya se lo había despedido.

En junio, luego de salir derrotado de la contienda electoral subnacional, Cox fue posesionado como viceministro de Régimen Interior.

Su antecesor, Emilio Rodas, entonces acusó al ministro Del Castillo de elaborar la nueva ley de ascensos a generales de la Policía en su despacho, sin consultar con las autoridades correspondientes.

El abogado Villarroel fue contratado un mes después de ese hecho.