Hermana de Arturo Murillo es aprehendida por legitimación de ganancias ilícitas

Hermana de Arturo Murillo es aprehendida por legitimación de ganancias ilícitas
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

M. M., hermana del exministro Arturo Murillo, fue aprehendida en Cochabamba por el presunto delito de legitimación de ganancias ilícitas, informó este sábado el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.

La autoridad precisó que la hermana de Murillo fue capturada durante uno de los 10 allanamientos realizados en los últimos días a las propiedades de los presuntos involucrados en la red de corrupción que supuestamente logró montar el exministro en la gestión de Jeanine Áñez.

Es así que “este décimo allanamiento se ha realizado el 28 de mayo, aproximadamente a las 10.00, en la zona de Tiquipaya, en el domicilio de la hermana del señor Arturo Murillo y en ese lugar se ha tomado contacto con la señora M. M. (a quien luego) se procedió a detener por legitimación de ganancias ilícitas”, dijo.

Ahora Del Castillo espera que la justicia determine a la brevedad posible la situación jurídica de la aprehendida en Cochabamba.

Además, indicó que en la habitación del exesposo de M. M., Daniel Aliss Paredes, que también ya está detenido, fueron encontrados depósitos bancarios, memorias, computadoras y tarjetas de crédito, entre otros elementos.

Asimismo, “en la habitación de Arturo Murillo se encontraron armas de fuego, municiones, cajas de arma de fuego, una serie de otras cuestiones y una pipa de fumar marihuana, (es decir) se han encontrado también restos de marihuana en la habitación donde vivía el señor Arturo Murillo”, remarcó.

Del mismo modo, se procedió al precintado y secuestro de tres vehículos de propiedad de Murillo. Es así que “actualmente ya rondan alrededor de 10 personas involucradas e investigadas en el territorio nacional”, agregó.

El caso del exministro Murillo se reactivó en la última semana con mayor fuerza después de que la justicia estadounidense lo detuvo por presunto lavado de dinero y pago de sobornos que se habrían realizado en la compra de gases lacrimógenos, que demandó a Bolivia $us 5,6 millones y que –según investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional de ese país— tuvo un sobreprecio de $us 2,3 millones.