Miembros de la Resistencia Juvenil Cochala fueron sentenciados a 8 y 6 años de cárcel.

El ministerio público indico que las personas fueron sentenciadas por la violencia ejercida en lo que el gobierno del MAS asegura que fue un golpe de estado el año 2019.

Miembros de la Resistencia Juvenil Cochala fueron sentenciados a 8 y 6 años de cárcel.
Foto: Movilización RJC - RR.SS.

Prensa FGE, Cochabamba (04.07.2024).- El Fiscal Departamental de Cochabamba, Osvaldo Tejerina Ríos, informó hoy que, en audiencia de juicio oral, se demostró que los líderes del grupo denominado la Resistencia Juvenil Cochala (RJC) Yassir S.M.L., Mario A.B.R. y Fabio A.B.R.  son autores de los delitos de Organización Criminal, con relación a los delitos de Vejaciones y Torturas y Tenencia, Porte y Portación Ilícita, por la violencia que ejercieron en contra de la población durante la crisis de 2019, por ello, el Juzgado de Sentencia 12 del Tribunal Departamental de Cochabamba dictó ocho años de prisión para el primer sujeto y seis años con seis meses para los otros dos implicados a cumplir en el penal de San Sebastian Varones.

Dentro de la misma audiencia, la autoridad jurisdiccional declaró culpables a los otros líderes de este grupo Milena S.L. y Jaime M.M. por los delitos de Organización Criminal con relación al delito de Vejaciones y Torturas, por ello, dictó condena de dos años de prisión a cumplir en el penal de San Sebastián Mujeres y Varones, respectivamente.

Según los antecedentes, durante la crisis social de octubre y noviembre de 2019, los integrantes de la RJC circulaban en motocicletas con bazucas artesanales, explosivos, palos envueltos con alambre de púas entre otros objetos contundentes con los que aparentemente agredían a cualquier persona vinculada al MAS que circulaba por las calles de la ciudad de Cochabamba o que realizaban protestas.

Esta es la segunda sentencia obtenida en contra de los líderes de la RJC Yassir M.L., Mario A.B.R. y Favio A.B.R., quienes en abril de 2023 fueron condenados a seis años de prisión en el penal de San Roque de la ciudad de Sucre, por los delitos de Tenencia Porte o Portación Ilícita, Impedir o Estorbar el Ejercicio de Funciones y Daño Calificado, cometidos en octubre de 2020 cuando, de manera violenta, asediaron la Fiscalía General del Estado.