Nuevo Mando Militar es acusado de corrupción y señalado por evistas

En 2013, el general Zúñiga fue sancionado por el robo de los bonos Juancito Pinto y Renta Dignidad. El 18 de octubre de este año, el Ministro de Defensa ordenó investigar al comandante de la Armada.

Nuevo Mando Militar es acusado de corrupción y señalado por evistas
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Los miembros del nuevo alto mando de las Fuerzas Armadas (FFAA) fueron ascendidos pese a que hay en su contra denuncias de corrupción y de manejar grupos de contrabando. La línea del expresidente Evo Morales los señala también como parte del supuesto “golpe de Estado” en el gobierno de Jeanine Añez y de dirigir el “plan negro” contra el expresidente.

Comandante de las FFAA

“Se confirma que el golpe de Estado ha sido consumado por un grupo paramilitar (...), pido a nuestro fiscal general del Estado (Juan Lanchipa) que se pueda ampliar la investigación a más autoridades militares, no sólo a este general (Hugo) Arandia”, fue la acusación que hizo en julio de 2021 el senador del MAS Leonardo Loza.

En esa fecha, la Fiscalía General reveló que investigaba la denuncia de un chofer del Ejército que aseguró que durante el gobierno de Añez el general Arandia desvió combustible para las motos de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC) y permitió que sus integrantes usen uniformes militares para diferentes actividades ilegales.

Se desconoce el estado de esa investigación en la que declaró un testigo protegido.

Nuevo mando

Ayer y por cuarta vez en menos de dos años de gobierno, el presidente Luis Arce posesionó a un nuevo Alto Mando Militar, que quedó conformado de la siguiente forma: comandante en jefe de las FFAA, general Hugo Arandia López; jefe del Estado Mayor de las FFAA, almirante Gonzalo Vigabriel Sánchez; comandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), general Marcelo Zegarra Gutiérrez; comandante de la Armada Boliviana, contraalmirante Juan Arnéz Salvador; y comandante del Ejército, general Juan José Zúñiga.

Robo de bonos

Precisamente Zúñiga es el militar más cuestionado y rechazado por sus propios compañeros de promoción, como lo afirmaron oficiales del Ejército que denunciaron su “ascenso con garrocha y completamente ilegal avalado por el ministro de Defensa (Edmundo Novillo)”, según un uniformado de la reserva activa que pidió no mencionar su nombre.

En el registro interno del Ejército, al que tuvo acceso Página Siete, se señala que en 2020 Zúñiga ocupaba el puesto 48 de 65 oficiales de la promoción 1990, según la orden de calificaciones. Asimismo, en enero de 2014, él y otros 12 militares fueron sancionados con siete días de arresto por el robo de 2,7 millones de bolivianos, sustraídos de los bonos Juancito Pinto y Renta Dignidad. Zúñiga estaba encargado de pagar en el área rural del municipio de Viacha en La Paz.

También sus camaradas de curso señalan a Zúñiga de ser parte del grupo denominado “Pachajchos”, que opera en la frontera desde la gestión del expresidente Morales. La denuncia dice que estos uniformados, infiltrados en unidades de inteligencia, se encargarían de ingresar contrabando al país en grandes cantidades.

En septiembre de este año, Morales señaló a Zúñiga y lo acusó de ser quien ejecuta en su contra el “plan negro” con el fin de desacreditar su imagen.

Orden de Novillo

En el caso del nuevo comandante de la Armada, Juan Arnez, en una carta del 18 de octubre, el ministro Novillo ordenó al inspector de las FFAA que se investigue a este oficial por un supuesto encubrimiento a hechos de corrupción, cometidos por el excomandante de esa fuerza Francis Franck.

Corrupción en la FAB

Por su lado, el comandante de la FAB, general Marcelo Zegarra, es primero de su curso y tiene como tarea dar seguimiento a múltiples denuncias de corrupción que se presentaron contra su antecesor, el general Marcelo Heredia, quien junto a su entorno fue señalado por extorsionar a postulantes al Colegio de Aviación, compra con sobreprecio de motores y aviones, además de un supuesto encubrimiento a un suboficial sentenciado por tráfico de drogas en Estados Unidos.