Consecuencia de la automedicación, ¡Cuidado con la disbiosis intestinal!

Consecuencia de la automedicación, ¡Cuidado con la disbiosis intestinal!
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Cuando los dolores llegan a la casa, las experiencias y remedios del tío, la hermana, el papá resuenan a oídos del enfermo. ¿Duele la garganta? Tómese esta tabletita, dice uno. ¿Duele la cabeza? Este otro fármaco le ayudará. Y una de las categorías que más se consume, sobre todo cuando los dolores son causados por infecciones bacterianas, es el antibiótico.

De acuerdo con un estudio publicado en Scivet, un 71,9% de los pacientes que fueron diagnosticados con COVID-19 en 2021 han recibido antibióticos pese a que solo un 7% los necesitaba, según su historial clínico. La automedicación y el consumo excesivo de antibióticos, según Fernando Álvarez, asesor científico de INTI, no solo altera la microbiota intestinal sino también aumenta la resistencia que nuestras bacterias generan hacia los antibióticos.

“Cuando se pierde o se altera la microbiota intestinal y se tiene una alimentación desordenada puede provocar lo que se conoce como disbiosis intestinal. Este desequilibrio en la flora intestinal da como resultado la pérdida de las bacterias beneficiosas para el organismo y el aumento de las dañinas desprotegiendo el sistema ante el ingreso de cualquier patógeno”, comenta el especialista.

Aunque los antibióticos, según Álvarez, son realmente eficaces curándonos de enfermedades e infecciones, es necesario tener presente que solo debemos tomarlos cuando verdaderamente hagan falta y no abusar de ellos.

¿Qué características tiene la disbiosis intestinal?

Una disbiosis intestinal se caracteriza por la alteración de la flora intestinal, por ejemplo, la disminución de la riqueza o diversidad de microorganismos beneficiosos, la alteración de las funciones de la flora intestinal y la incapacidad de la flora intestinal de volver a su estado inicial tras una agresión (por ejemplo, después de un tratamiento con antibióticos). 

“La disbiosis se caracteriza por una alteración y desequilibrio de nuestros microorganismos que protegen la flora intestinal. Esta enfermedad suele tardar en diagnosticarse porque puede tener muchas maneras de manifestarse, sobre todo, asociadas a otras patologías”, expresa.

¿Cómo puedo saber si tengo disbiosis intestinal?

La disbiosis intestinal puede ocasionar principalmente molestias frecuentes de tipo digestivo que va, desde diarrea, estreñimiento, hinchazón abdominal, mala absorción intestinal hasta problemas de colon irritable. Suele también manifestarse, según Álvarez, con cefaleas y migrañas, trastornos musculares y articulares, fatiga o cansancio crónico, dificultades para dormir e incluso mediante infecciones vaginales o de orina. “Para diagnosticar correctamente la disbiosis es prudente realizar análisis de heces mediante el coprocultivo en el que se cuantifique la flora intestinal”, comenta el experto.

¿Qué cambios debo hacer en mi alimentación si tengo estos síntomas?

Si sufres de disbiosis intestinal o presenta varios de los síntomas mencionados, es prudente, según Álvarez, reestructurar su dieta para garantizar que los alimentos que ingiera le ayuden a recuperar el equilibrio de su flora intestinal y apoyar con suplementos de venta libre con Saccharomyces Boulardii. “Si presenta problemas estomacales frecuentes es sensato acudir al médico y empezar a realizar cambios en la alimentación como, por ejemplo, menor consumo de grasas, frituras y carnes incluyendo las procesadas, menos café, alcohol y tabaco y aumentar el consumo de frutas, verduras, cereales, yogurt, hortalizas y todo alimento que contenga fibra”, explica.