Después de la censura, Añez cesa a Murillo y Cárdenas como ministros

Después de la censura, Añez cesa a Murillo y Cárdenas como ministros
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

A través de dos decretos presidenciales, la presidenta Jeanine Añez destituyó a Arturo Murillo como ministro de Gobierno y a Víctor Hugo Cárdenas como titular de Educación, después de la censura de ambas autoridades en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) ante su ausencia a las convocatorias para ser interpelados.

En su lugar, la presidenta Jeanine Añez designó al viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, como ministro de Gobierno, y al viceministro de Educación Superior, Reynaldo Paredes, como Ministro de Educación.

La designación responde a la censura de la Asamblea Legislativa, de mayoría masista, al ahora exministro Murillo por el caso de la adquisición con supuesto sobreprecio de material antimotines y gases lacrimógenos, entre otros, y al exministro Cárdenas por la suspensión de las clases presenciales, que más tarde derivó en la clausura del año escolar, en plena pandemia pr el coronavirus.

“No obstante la irregularidad con la que se ha emitido la resolución de censura, al no considerar la oportuna justificación de inasistencia del Ministro de Educación, Deportes y Culturas; la Presidenta, en cumplimiento a los preceptos constitucionales de independencia, separación, coordinación y cooperación de los órganos del Estado, deja sin efecto la designación del titular de la citada Cartera de Estado”, se señala en ambos documentos firmados por Añez y el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

Por su parte, la titular del Senado, Eva Copa, advirtió este lunes con iniciar un juicio de responsabilidades a Añez, si no sustituía a los ahora exministros Murillo y Cárdenas.

"Ya no son autoridades y aquí se cumple la ley. Y si Añez no quiere cumplir, le espera el juicio de responsabilidades”, manifestó Copa antes de que se conozca la designación de los viceministros como titulares de las carteras de Gobierno y Educación.

Fuente: página SIETE