Un mar de lectores se lanzó a comprar libros a pesar de la crisis en Argentina

Abrió la Feria de Editores en Buenos Aires - Argentina y para sorpresa de todos, en el encuentro de las editoriales independientes hubo que ir a los depósitos a reponer ejemplares.

Un mar de lectores se lanzó a comprar libros a pesar de la crisis en Argentina
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Un mundo de gente. Los organizadores calculan que el primer día habrán pasado unas cuatro mil personas: a priori es un número demasiado discreto. Nadie podría pensar que, a dos meses y medio del cierre de la Feria del Libro más concurrida de la historia, la otra feria, la Feria de Editores -que reúne a las editoriales independientes- iba a convocar tan masivamente al público.

“Estoy muy sorprendido de la cantidad de gente en estas primeras horas”, dice Carlos Díaz, editor del sello Siglo XXI, que trajo unos doscientos títulos de su catálogo. La sorpresa se repite en otros editores, que no esperaban, ¡ya el primer día! y en medio de la compleja situación económica que atraviesa la Argentina, tener volver al depósito y traer más libros para reponer las ventas.

El C Complejo Art Media (Av. Corrientes 6271) donde ocurre la onceava edición de la FED está tomado por los lectores. Sin stands ni grandes construcciones, unas trescientas editoriales se acomodan en largas mesas —huele como a espíritu indie— sin distinguir a las más históricas de las más pequeñas. Las mesas arman “calles” que fueron bautizadas con nombres de escritores amados: Juan Forn, Juan José Saer, Sara Gallardo, Hebe Uhart.

La imagen es repetida: no se puede caminar sin chocarse con alguien que lleva varios libros. Pese al valor, que está en un precio promedio por arriba de los 2.000 pesos —un tema que preocupa a todos, muy especialmente a los editores—, la FED es el lugar para comprar la novedad que uno estaba esperando, ese libro que no se conseguía, aquella recomendación que circula entre las mesas como un boca a boca. Un dato para tener en cuenta: se acepta efectivo, tarjeta y Mercado Pago, y todas las editoriales prepararon ofertas y promociones especiales. “Tenemos los libros con un 10 por ciento de descuento”, dice Maximiliano Papandrea, de Sigilo, que destaca de su catálogo el nuevo libro de María Luque, las novelas de Jesse Ball y Furia, de Clyo Mendoza.